Categoría ‘Viajes Estonia’

La Isla Hiiumaa

Hiiumaa es la segunda isla más grande de Estonia y está separada del continente por un estrecho de 22 kilómetros de ancho. La isla tiene baja altitud, su punto más alto es 68 metros sobre el nivel del mar. Hiiumaa emergió del mar hace alrededor 8500 años. Su locación es en la parte oriental del Mar Báltico y junto con otras islas cubren más de mil kilómetros cuadrados.

Isla Hiiumaa

En toda la isla la piedra caliza está cubierta por depósitos de la última era del hielo y por sedimentos marinos, crestas de playa y dunas de las diferentes fases del Mar Báltico. Por eso, el paisaje nos presenta bosques de pino, bosques mixtos de pino y de hoja caduca, matorrales pantanosos y arbustos de enebro, praderas costeras y dunas, pantanos y ciénagas de turba.

Uno puede encontrar cerca de mil especies de plantas en la hermosa flora de la Hiiumaa. En esta isla, más de 50 especies raras son protegidas. Alces, ciervos y jabalís viven en los bosques. También hay zorros, linces, martas, entre otros. La avifauna de la isla también es importante mencionarla ya que es una de sus mayores atracciones. Entre las aves que anidan o migran se pueden ver las cigüeñas negras, las águilas reales, las garzas, las avocetas, los cisnes y más. La tierra cultivable representa sólo una cuarta parte del territorio, mientras que los bosques cubren más del 60% de la isla.

Debido a la ubicación de Hiiuma, tiene una historia variada. A partir de los asentamientos mesolíticos en la península de Kopu, el hombre ha cambiado el paisaje de esta isla durante más de siete mil años. En 1228, la isla fue mencionada por primera vez en escritos bajo el nombre de Dageida. En 1254, se dividió entre la Orden de Livonia y el obispo Saare- Lääne. En 1563, se le anexa con Suecia. En 1710, como resultado de la Gran Guerra del Norte, a la isla se le conoce por el Imperio Ruso. Las fueras militares ocupan Hiiumaa en 1917. En 1918-1940, la isla era parte de la República de Estonia y hasta 1991 fue ocupada por la Unión Soviética. Las iglesias son sin duda los monumentos arquitectónicos más antiguos y conservados. Una de las iglesias de piedra más antiguas fue construida en 1259, destruida en el siglo XVI-XVII y reconstruida en el siglo XVIII. Así que esta isla no es sólo flora y fauna, sino también historia y arquitectura.